Las encuestas electorales son una cortina de lluvia

Noviembre nos ha pillado mirando hacia arriba. Miramos si llueve, si las nubes se van o vienen, miramos los cielos quizá siguiendo un instinto que se nos fue imprimiendo con el paso de los siglos. El miembro de la tribu que permanece en nosotros alza la vista para ver cómo vienen los dioses, los vientos y las encuestas. Las encuestas, sí. Porque estamos en días de muchos sondeos electorales. Esta mañana, antes de desayunar, ya me he encontrado con tres encuestas diferentes. Pones la radio y la encuesta salta desde el aparato y se te agarra al rostro como el Alien. Las tormentas han causado inundaciones en el sur. En Algeciras, en Tarifa. Pero lo que se está anegando es el país con tanta estimación de voto. Se han visto ciudadanos achicando encuestas, lanzando datos a cubetazos desde sus casas, arrojando gráficos a la calle: y las alcantarillas no dan abasto para recoger toda esa demoscópica riada. Se tiene la impresión de que cada medio publica la encuesta que desean sus lectores. Y aunque no fuera así, da igual: son cambiantes, según el día y la cabecera que los publique. Luego vendrán las urnas, dicen, que son la verdadera encuesta. Y eso, a pesar de que el nivel de confianza ha caído a niveles tan bajos que hay quien incluso sospecha que los votos en las urnas realmente no se cuentan. Como si siguiéramos en el siglo XIX.

En todo caso, sea artificio o no, lo que parece claro es que nadie va a conseguir la mayoría absoluta. Vamos a pactos. Al entendimiento. Y uno ve a los candidatos, a la clase, casta o profesión política, como le queramos llamar, y se pregunta: ¿con esos mimbres? ¿Esos señores están capacitados para entenderse entre ellos? Ojalá, por el bien de todos. Aunque más bien parecen diseñados para obedecer las órdenes de los verdaderos dirigentes. Y ésa sí que es la cuestión. Y sobre eso no nos ofrecen sondeos. Que sigue lloviendo, en fin.